Home Opinión Columnas Disidente
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

SALVAVIDASCUARENTERNA143.jpg

Disidente

Correo Imprimir PDF

EDNA.RUEDA02ENBSe ha dicho que lo contrario al amor no es el odio, parece que el desamor está más descrito entre los límites de la indiferencia y el miedo. Para la empatía, su antónimo emocional podría ser la apatía, pero me atrevería a decir que aquí, nuevamente el miedo se impone para limitar los puentes que extiende la solidaridad.

El miedo nos obliga a tener todos la misma emoción y así no excluirnos del grupo que esperamos nos proteja. Al final, los poderes –sutiles o evidentes– se imponen y el diferente pierde su tenue valentía entre una masa.

Tenemos miedo a la miseria, a la pobreza, a perder todo lo que conocemos, al cambio, al otro que se reconoce. Dice la socióloga Arlie Russell Hochschild, que las normas sociales también engullen las emociones, que la sociedad determina la intensidad, la dirección y la duración de las mismas; que legitima o no, se mueve en el contexto adecuado: social, clínico o moral. Entonces la mitad de nuestros movimientos, estos que nos parecen voluntarios, en realidad corresponden a nuestra necesidad de pertenecer.

Quien ha impuesto sus valores para hacer de estas normas la ley, es un hombre blanco, victoriano, con los modales que llamaremos de ahora en más ‘bueno’. Él (todos los él) es cristiano, adúltero, heteronormativo, racista y misógino. Ha declarado que el color y la alegría deben vivir en una cajita de roble tallado donde la palabra gay (del latín-gaudium –gozo– y que pasa al occidiano como gozoso) implosione; que los otros dioses son paganos; que el enojo de la mujer es histeria; que la diferencia es barbaridad; que debe morir el hereje (del latín hereticus, que significa opción); él, que llegó a determinar cuánto y cuando una vida negra, indígena, amarilla o roja, valen.

El miedo que nos asecha, impide que se levanten las voces, y mantiene a todos bajo el umbral de la condescendencia, una suerte de mordaza que impide disentir con quien funja de Calígula. El miedo que amordaza a quienes trabajan en hospitales sin garantías y en muelles dolarizados, aeropuertos sin protocolos, de quien vive entre pandemias al asecho.

Para muchos eso es todo, dormir bajo la cobija del miedo, para otros estará siempre la empatía, que hoy, más que viral es disidente.

Última actualización ( Sábado, 04 de Julio de 2020 09:41 )  

Translate this page

Welcome Caribe

PORTADA172.jpg

Welhome190portada

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


COMUNICACIONES.CONTRALORIA02

CASABLANCA.CUADRADO

DOITCENTER.AIRE

BANCO.REPUBLICA.ITINERARIO.AGOSTO02

DECAMERON

TRASH BUSTERS

SOPESA.5

GESA NIFF02