Home Opinión Columnas Ciencia con nombre de Mujer
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

BANNER.PRO.ARCHIPIELAGO02.jpg

Ciencia con nombre de Mujer

Correo Imprimir PDF

Pareciera que la maldición del Edén: “parirás con dolor”, es extensiva a todos los ámbitos de la vida de la mujer. La cita de arriba y que de los 594 galardones entregados en los Premios Nobel de Física, Química o Medicina solo 22 mujeres los hayan ganado desde que Marie Curie lo obtuvo en 1903, son una corroboración de ello.

Por la celebración del Día de la Mujer, invitamos a considerar el trato que la Mujer recibe en el mundo de la ciencia. Preguntémonos: ¿cuál es nuestra primera imagen de una persona haciendo ciencia?

Solo científicos, nada de científicas. Si como dice Julia Tagüeña, doctora en Física por la Universidad de Oxford e investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, "El placer y la emoción que dan la ciencia son iguales para mujeres que para hombres”, ¿por qué, entonces, se desconoce la participación de la Mujer? Pareciera que el hombre se rehúsa a aceptar plenamente esta realidad; como afirma la doctora argentina en Química, Carla Giacomelli: "Las mujeres y las minorías sexuales estamos poco asociadas al mundo científico en términos del imaginario colectivo”.

Quizás todo ello incida a la hora de escoger carreras, pues apenas el 3% de las estudiantes optan por realizar estudios en el ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación. "Niñas y mujeres se encuentran en franca minoría en las disciplinas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas”, afirma la Unesco.

Como van las cosas, esta desigualdad de géneros tratará de perpetuarse en la medida que las carreras vinculadas con las STEM, por sus siglas en inglés: Science, Technology, Engineering and Mathematics (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), constituyan los empleos del futuro, la fuerza motriz de la innovación, del crecimiento inclusivo y del desarrollo sostenible y a ellas no están llamadas las mujeres, a menos que la situación se revierta y se les conceda el sitio que se merecen y se han ganado.

Así se arrincona a la Mujer y se le quita el espacio para que incida de manera efectiva en los cambios por venir, como que probablemente el sector de profesionales dedicados a la ciencia sea el más demandado en el futuro. La empresa de recursos humanos Randstad, en su informe anual ‘Fexibility’ afirma que la digitalización va a generar millones de empleos en los próximos años, en los que los profesionales STEM ocuparán un gran porcentaje.

Pero no es solo el cierre de espacios lo que sufre la mujer en el mundo de la ciencia; también, la discriminación como refiere la doctora colombiana en bioética, Ana Cristina González Vélez, especialista en temas de salud reproductiva: "Siendo Directora Nacional de Salud Pública, muchas veces en las discusiones algunos hombres representantes de gremios le pedían al Ministro que les delegara alguna persona, y dejaban entrever que preferían que fuera un hombre y más adulto”.

Como si fuera poco, "también en espacios de la Organización Mundial de la Salud me he encontrado con ciertas conductas individuales, -no de la organización- muy notorias: los hombres siempre tratan de hablar más, de sacar conclusiones y de tener la última palabra”, afirmaba la doctora González Vélez en entrevista con DW a la doctora Tagüeña, siendo la única mujer en un comité editorial de una revista de investigación de física, un compañero le pidió que sirviera los tintos.

Y otra barrera se les impone a las Mujeres, conocida como “techo de cristal”; barrera invisible “que les impide seguir avanzando. Su carácter de invisibilidad viene dado por el hecho de que no existen leyes ni dispositivos sociales establecidos ni códigos visibles que impongan a las mujeres semejante limitación, sino que está construido sobre la base de otros rasgos difíciles de detectar”. Esas barreras invisibles impiden a las mujeres acceder a puestos de mayor jerarquía.

Por ser mujeres dedican tiempo a los períodos de maternidad y lactancia o a actividades domésticas, implicando una menor tasa de crecimiento profesional que se traduce en menos ascensos o promociones en cargos universitarios o de consejos científicos.

Por ejemplo, nuestra Universidad Nacional tiene 154 años de fundada, pero solo una mujer ha ocupado su Rectoría: Dolly Montoya, actual rectora (2018-2021). El CSU seleccionará al nuevo rector el día 23 de marzo, entre cuatro aspirantes: “la actual rectora, Dolly Montoya, quien busca ser reelegida, Jorge Iván Bula Escobar, Diego Fernando Hernández Losada y Moisés Ildefonso Cetré Castillo”, informa eltiempo.com.

Para anotar: son tres candidatos hombres (lenguaje incluyente) y solo la candidata mujer (sigue el lenguaje incluyente) carece de segundo apellido. Personalmente no creo que reelijan a la doctora Montoya Castaño. ¿O será que sí?

Última actualización ( Sábado, 06 de Marzo de 2021 09:40 )  

Translate this page

Welcome Caribe

Welcome195.jpg

Elisleno177.portada.01.jpg

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

Banner.40.descuento.Be.energy.png

DOITCENTER.AIRE

DECAMERON

TRASH BUSTERS

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02