Batalla en el Barrack

Imprimir

Para atender un llamado al 1, 2, 3 de la Policía Nacional, dos patrulleros llegaron al sector de Barrack (Loma) donde fueron atacados con machetes, piedras y palos, mientras intentaban esclarecer los hechos para los que fueron solicitados.
Los agentes fueron golpeados y posteriormente desamardos razón por la que se tuvo que pedir refuerzos a las diferentes fuerzas del órden público, incluido el batallón de Infantería de Marina y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía Nacional.

De la gresca resultaron tres policías heridos y un civil; además la pérdida de un arma de dotación oficial, un proveedor con 13 cartuchos, dos cascos y un radio con todos sus elementos que portaban los patrulleros.

Pese a este incidente, el Coronel Gustavo Chavarro Romero anotó que seguirá trabajando con la comunidad sin desfallecer porque para la Policía y la Fuerza Pública no hay ni habrá sitios vedados donde no puedan desarrollar su trabajo.

“Este es un caso reprochable e indignante para la policía que fue recibida a palo, machete y piedras por personas que no respetan la institución”, agregó Chavarro Romero.

El origen de la reacción.

Los hechos que originaron la reacción y el monumental altercado en Barrack se iniciaron muy lejos de allí, cuando en el centro de la ciudad (North End) resultó golpeado el ciudadano Tomas Downs, funcionario de la Corporación Ambiental Coralina, tras un altercado con agentes de la Policia Nacional.

Según testigos presenciales Downs se resisitió a la inmovilización de su vehículo en un control montado tras la denuncia del hurto de otra motocileta. La discusión se habría originado en la no portación de la documentación requerida en estos casos.

“Yo le dije a los uniformados que soltaran mi moto, ya que no tenía nada que ver en la reclamación que hacían otras personas por una motocicleta robada, pero ellos insistieron en retener mi vehículo y en medio de la discusión y varios empujones fue cuando recibí el golpe en la frente”, dijo el funcionario de Coralina, que posteriormente fue asistido por los propios uniformados que lo condujeron al centro clínico para su atención.

Sin embargo, la comunidad del sector del Barrack de donde es oriundo Downs, recibió la noticia y se sublevó con las consecuencias narradas más arriba que dejan cuatro personas heridas, tres uniformados y un civil.

El Coronel Chavarro Romero indicó que con base en los videos que se grabaron de la requisa se recabarán las pruebas para poder judicializar a los responsables de este episodio.